ENCUETRO DE CERAMISTAS ”ENACER” PASO POR CATAMARCA

En la semana del 26 al 30 de enero de este año se realizó el Encuentro nacional de Ceramistas (ENACER) en la ciudad de Santa María, Catamarca evento que se realiza desde hace 27 años, en distintos puntos de Argentina.

Nuestro país es rico en culturas, paisajes y lugares propicios para la creación de la cerámica y su difusión, es por ello que se lleva adelante cada año este encuentro con el objetivo de compartir experiencias, saberes, motivaciones, técnicas, descubrimientos y mucho más desde una postura de horizontalidad donde todos los participantes tienen el mismo lugar de importancia lo cual permite un intercambio entre los participantes locales y aquellos que vienen desde distintos puntos del país.

Este encuentro se organiza entre todos los participantes y cada año surgen diferentes delegados nacionales y locales, creando una comisión organizadora local, según el lugar donde se lleve a cabo el ENACER.

Los objetivos de la realización del ENACER Santa María 2015 fueron:

* Impulsar la recuperación del oficio de ceramista en Santa María y localidades del valle de Yokavil.

* Poner en valor la producción de artesanía cerámica regional, como alternativa de desarrollo socioeconómico y como recurso turístico.

* Generar un taller de producción cerámica comunitaria de escala pequeña y autosustentable.

* Contribuir solidariamente con instituciones de enseñanza locales.

La experiencia en Catamarca

Este año en Santamaria hubo actividades de todo tipo, propuestas con anterioridad. Se hizo hincapié en las culturas oriundas del valle Yokavil.

Entre las personas que tuvieron un taller para realizar pinceles artesanales con pelo natural, revestimientos cerámicos, técnicas de paleteado peruano, un taller para realizar esmaltes con tierras locales y diferentes fundentes, quemas con aserrín donde se reserva con diferentes materiales una parte del cacharro o pieza cerámica y el humo aserrín se impregna en el resto de la superficie, otro taller fue sobre cómo hacer diferentes silbatos con explicaciones sobre la historia de cada uno, un taller de preparación de engobes, la técnica de Mishima, una introducción al mundo de la cerámica para que los niños conozcan la magia del barro, talleres sobre horneadas de Raku, horneadas con guano, construcción de una tabla periódica para una escuela, taller de alfarería y producción, búsqueda de la imagen a través de planos y líneas.

Actividades colectivas como murales, construcción de hornos en distintas escuelas como “Aurora” y “Niños de Praga”, preparación de pastas cerámicas, charlas sobre producción y venta de cerámica con aquellas problemáticas que encontramos a la hora de realizar estas tareas.

Demostración de paleteado para la cual fue invitado el artista Peruano Maneno, un homenaje a Alberto Burgues con un torno manual que había realizado muchos años atrás.También hubo charlas sobre el origen y la actualidad del Udú, un instrumento musical cerámico de viento, además de la demostración musical que realizó Hernan Vargas quien daba el taller, otra de las charlas trató sobre la función utilitaria y simbólica de la cerámica arqueológica del Valle Yokavil, debates sobre el arte contemporáneo y la tradición, los vínculos que estos tienen; hubo una charla sobre un proyecto educativo de la escuela ”Aurora para un Mundo Nuevo” basado en una pedagogía de reciprocidad, formación integral de las personas y rescate de experiencias culturales; charla sobre análisis químicos de la cerámica y sus transformaciones en el proceso térmico (horneada).

Y varias actividades más, como conocer las canteras de arcilla, orígenes de la cultura precolombina, etc.

A continuación algunas experiencias:

“Me presento, Adriana Elisabet di Florio, Ceramista desde los 17 años, Como actividad yo di un taller de quema en horno de aserrín, en atmósfera reductora, con sulfatos trabajadas sobre soporte ya biscochado y bruñido con arcillas de la zona de Santa Maria. Personalmente es el Primer ENACER en el que participo, y sentí que allí, en la cuna de nuestra Cultura ancestral hemos intentado en esos 4 maravillosos días, de compartir saberes, momentos, técnicas, en un ámbito donde fluía el conocimiento y la entrega. Tuve la sensación que estábamos recuperando parte de nuestra cultura durante años sojuzgada, acallada. Senti que estamos ante un nuevo paradigma, donde ya no se mira a afuera como ejemplos a seguir con respecto a lo artístico. Y que Sudamérica, La Patria Grande, nuestras raíces, que durante siglos quisieron destruir, Hoy le muestra al mundo un lenguaje artístico diferente, donde se incluyen estos encuentros que se unen ceramistas de Toda Argentina, Y América de Sur, para encontrar juntos un camino”.

En tanto, Silvia Fernández señaló que “Quisiera aportar que el ENACER es un grupo de personas que se unen, cada dos años, en distintos lugares de este maravillosamente bello país, para compartir por unos pocos días su profundo amor por el barro, el fuego, el diseño, el otro, el hermano barroso…. esa onda afectuosa y familiar que se comparte, no es más -a mi entender- que el amor por esta manifestación de la tierra, el barro convertido en una obra de arte”.

INFORMACION : FERNANDA AMUCHASTEGUI