Marcha de poetas en contra de la Megaminería. Crónicas: Día 1

 

 

 

Día 1

Trelew-Dolavon

Y por fin llegó el gran día.

Muy temprano por la mañana de este sábado 3 de marzo, mientras van llegando desde distintas ciudades de la patagonia las personas dispuestas a dar la lucha contra el saqueo y la contaminación, compañeros y compañeras de Trelew revisan los detalles finales de esta marcha que llevó dos meses de preparación. Cargar cajas de alimentos, bolsos, instrumentos musicales y la mar en coche no es tarea fácil, pero con paciencia y habilidad se va aprovechando cada resquicio…
Contratiempos de último momento no faltan, pero siempre aparece la solución.
Con los vehículos ya listos, nos dirigimos al punto de partida: la peatonal de Fontana y Lewis Jones (casualmente frente a la oficina de la Panamerican Silver, la empresa que pretende construir la mega mina de plata y plomo más grande del mundo)
Allí nos están esperando vecinos que quieren acompañarnos al menos las primeras cuadras. Nos encontramos con representantes de Pueblos Originarios, estudiantes, docentes, amas de casa, trabajadores de distintos gremios… un grupo importante, sobre todo por su amplia representación social: cada vez se nos hace más evidente la conciencia que va tomando el pueblo respecto de sus derechos e intereses genuinos. El momento es propicio y especial para el intercambio de información y opiniones. Un verdadero foro público. Pero ya se hace tarde y hay que partir: la columna se organiza rápidamente bajo banderas y pancartas. La orden de partida la da la lectura del manifiesto, leído por varios poetas, aplausos, muchos aplausos hasta que alguien grita “adelante, poetas y artistas, a marchar! Y así damos el primer paso de esta larga caminata de 400 km que tenemos por delante.

Las calles del centro de Telew resonaron con los cantos:

“Traigan al señor gobernador / para que vea / que este pueblo no cambia de idea/y no quiere minería en todo Chubut”
Y también: “El agua no se vende: / se defiende”. No fueron pocos los vecinos y vecinas que acompañaron con palmas o con algún saludo el paso de la Marcha.)
Ya casi llegando a la Avenida Colombia (la salida directa hacia ruta 25 se produjo el único incidente desagradable de la jornada: un automovilista apurado que no quiso esperar un minuto el paso de los últimos caminantes, prácticamente arrojó el auto sobre un compañero, quien, en un reflejo defensivo, dio un golpe sin consecuencias al costado del auto. El del auto, de cabello cortado al rape, se bajó exasperadísimo e intentó por todos los medios provocar una pelea que fue evitada por varios compañeros que lograron calmarlo a duras penas. Después nos enteramos que este señor es mecánico de la policía, tal vez polícía él mismo…

Una vez en la avenida Colombia, y ya despedidos los vecinos acompañantes, la marcha se dividió en dos grupos de quince y diez personas respectivamente. Ya pasado el mediodía, el grupo 1 emprendió la caminata de unos 17 Km. Hasta la entrada de Gaiman, mientra el grupo 2 descansaba siguiéndo a los caminantes en varios vehículos de apoyo. Bajo un solo muy fuerte y un calor considerable, los poetas y artistas caminan, algunos en silencio, otros hablando hasta por los codos… Las carcajadas viajaban de una punta a la otra de la marcha, y hasta hubo tiempo de planear , a nuestro regreso, una muestra de los objetos que se vayan encontrado al costado de la ruta: hasta ahora el inventario incluye, entre otras cosas, un par de anteojos plateados, la momia reseca de una culebra, y, cerca de un puesto caminero de Gendarmería, un cartucho servido de gran calibre, que enla cápsula lleva la leyenda: “ANTI TUMULTO”. Los compañeros creen que es un recuerdo de la represión de un corte de ruta realizado en ese lugar en diciembre del año pasado.

Al momento de escribir este relato, el grupo 2, que tomó la posta en Gaiman, está llegando ahora a las puertas de Dolavon, donde un grupo de jóvenes recién organizado para darle la pelea al proyecto Tijeras (futura mina de Uranio cerca de esta ciudad) nos da la bienvenida, poniendo a nuestra disposición una casa con hermoso parque donde más tarde armaremos las carpas.
Hoy es la última noche de Carnaval en Dolavon, un evento que atrae cerca de quince mil personas, así que antes, como broche de oro de nuestra primer jornada de Marcha, nos daremos una vuelta con nuestras pancartas y cantitos por la Avenida del Corso…