V+V= VIVAS, HASTA EL 17 DE ABRIL EN EL MUMA

El sábado 17 de marzo, con los ecos del último 8M todavía resonando en Puerto Madryn, se inauguró en el Museo Municipal de Arte (MuMA) la muestra de arte de Verónica García (pintura) y Viviana Herrera (escultura). En la apertura formal no faltó emoción ni compromiso por parte de las mujeres que impulsaron e hicieron realidad esta exposición.

Vivas Nos Queremos

Al momento de abrir formalmente la muestra, la primera en hacer uso de la palabra fue la Subsecretaria de Gestión Cultural, Mónica Rafael, quien aprovechó la ocasión no solo para destacar la calidad artística de las obras, sino también para contextualizar esta exposición en el mapa político actual a nivel latinoamericano, incluido el reciente asesinato de la activista Marielle Franco en Brasil. En diálogo con Chubut Cultural, la funcionaria hizo hincapié en la necesidad de hablar explícitamente de estas cuestiones en oportunidades como ésta: “Hay que hacerlo. Realmente es muy alusivo el nombre de esta exposición. Yo decía que estamos muy contentas de tenerlas acá, V+V, VIVAS, porque es muy fuerte lo que está pasando en el mundo, en Latinoamérica. Desde mi lugar de funcionaria mi intención es hablar sobre esta problemática más allá de la muestra puntual y de la exposición. Me parece que todos los que tenemos un compromiso con la ciudadanía tenemos que aprovechar estos espacios para hablar de lo que no se habla, de aquello que es obvio pero no tanto. Porque nos siguen matando. Entonces me parece que estos son los espacios donde se puede concientizar desde la acción.”

CHC: Y esta necesidad de ponerlo en palabras para que como público o audiencia, estemos atentas a los distintos lenguajes.

MR: Exactamente. Resulta indispensable para contar, para cambiar y para revolucionar las cosas. Y para eso estamos.

Tándem artístico

Karina Gil, coordinadora general del MuMA, se refirió a la convocatoria de duplas en el marco de la cual se presenta la exposición de García y Herrera: “La idea fue ensamblar un artista local con otro artista de Chubut, preferentemente de la cordillera. Como sucede siempre en estas cosas, una propone y a veces los artistas terminan sorprendiendo. Entonces, el proyecto se amplió y más adelante vamos a tener artistas que ensamblaron con colegas de otras provincias. Lo empezamos a pensar el año pasado cuando hicimos grupos de artistas locales. Y la verdad que el trabajo fue muy enriquecedor, entonces intentamos ampliar la red. No es fácil, por supuesto, por los costos de traslado de obras y todo lo que eso implica, pero bueno, se hace el esfuerzo”.

CHC: Sorprendió que Verónica García y Viviana Herrera, las dos artistas que están exponiendo juntas, se conocieron recién hace un par de días. Por la naturalidad con la que se ensamblan sus obras pareciera que trabajaran juntas desde hace mucho tiempo.

KG: Yo creo que estar alertas es un poco obligación de quienes transitamos estas instituciones. Trabajamos para los artistas y para el público, para la comunidad en general, y debemos estar atentos a la producción y a lo que está sucediendo. Yo venía observando hacía tiempo que había muchos puntos de contacto entre sus obras, y la verdad es que al ponerlas en contacto esto fluyó maravillosamente.

Un equipo a distancia

Verónica García se refirió a la forma en que abordaron el trabajo en conjunto: “Nos mandamos pocas imágenes. Dijimos, ‘vos hacé tu parte, yo hago la mía y veamos lo que sale’. Y cuando llegamos y trajimos todo, se ensambló perfectamente. Costó un rato la disposición, al tratarse de esculturas y pintura. Pero quedó todo muy enlazado. Y la instalación Sororidad, de Vivi, quedó perfecta porque hace de puente entre una parte y la otra, con el concepto de hermandad, de solidaridad.”

En cuanto al nombre de la exposición, García destacó: “Vivas es una palabra fuerte. Yo me posiciono en un lugar que tiene que ver con las experiencias que atraviesan las mujeres desde que son niñas hasta su adultez, que pasan por mutilaciones, diferentes cosas que las transforman, y quise poner eso en los cuadros. Desde ahí es mi hermandad. Vivi se para desde otro lado, desde lo que se muestra y lo que no. Y ella no cree tanto que estas mutilaciones que vamos sufriendo en la vida sean una marca, como lo es el dolor para mí.”

Por su parte, Viviana Herrera comenzó por agradecer: “Los artistas deambulamos por muchos lugares y son muchas las maneras en que los reciben. A veces lo único a lo que aspiran es a que vistamos paredes. Por eso, cuando a una la respetan y la jerarquizan, como en este lugar, es cuando una se siente respetada. La producción artística es un trabajo en el que una pone todo lo que es. Y estos lugares, esta recepción, que todo sea tan profesional, que te traten con tanto respeto… realmente para mí solo quedan palabras de agradecimiento”, expresó. Y dedicó una especial mención a Karina Gil: “Rescato su visión de proponernos trabajar juntas. Hace dos días que conozco a la artista, ¡y no se ve eso en la obra! Hay una coherencia en la muestra, como si viniéramos trabajando hace tiempo. A nosotras también nos sorprendió, pero hubo un discurso muy hermanado entre las dos.”

La artista mendocina radicada en Lago Puelo, contó: “A mí me place mucho hacer lo que hago. Yo hago escultura porque no puedo dejar de hacerlo, es como respirar. Poder mostrar, me fascina, el ida y vuelta es lo que justifica lo que una hace y es lo que te hace pensar que valió la pena hacerlo.”

Al llegar a la parte trasera de la muestra se encuentra la instalación “Sororidad”, confeccionada por Viviana con decenas de muñecas de papel de diarios de distintos lugares del mundo. Es la obra a la que Verónica García se refirió como un puente perfecto entre un ámbito y otro de la exposición.

CHC: ¿Qué podés decirnos de “Sororidad”? En tu discurso explicaste que se trata de un símbolo de la hermandad entre mujeres del mundo y la figura del útero.

VH:  Las obras se perciben desde lo emocional. Te movilizan o no. Esa instalación tiene todo el propósito de ser atravesada. Lo que pasa es que si a veces una no aclara de qué se trata, y más en estas situaciones, donde circula tanta gente, no se puede acceder a tanto trasfondo, a tanta información que hay a través del lenguaje visual.

Antes de despedirnos, se refiere al proceso creativo, de esta instalación y de sus obras en general: “Una toma conciencia de lo que hace recién cuando termina y toma distancia. El proceso creativo es eso, es todo proceso. Yo tenía esos diarios desde hace años. Luego en el medio enganché con la idea del útero, con lo femenino. No fueron cinco minutos en mi cabeza. Fue un tránsito. Quizá yo marcaba un camino para un lado, y la obra marcaba otro, y hay que ser lo suficientemente flexible para dejarse sorprender por la obra en sí.

Allí está la clave, entonces. En dejarnos sorprender. Quienes no lo hayan hecho todavía, tienen tiempo hasta el 17 de abril, que será el último día de V+V= VIVAS en el MuMA.