PEÑA SUDACA

El próximo domingo 19 de noviembre, en el Comedor Universitario de Trelew, se realizará la Peña Sudaca, con la presencia de los trovadores Ariel Manquipan (Esquel) y Víctor Hugo Cortez (Mendoza) en el marco de su gira “Lo que el Agua Lleva”. También participarán Jairo Epulef, Haga Lluvia (set acústico) y Tumbarrancho (percusión). La actividad se completará con sorteos, micrófono abierto, proyecciones y una muestra fotográfica sobre luchas sociales. La entrada es a voluntad y habrá servicio de buffet.

Aprovechando la invitación, Chubut Cultural dialogó con uno de los integrantes de Radio Sudaca, Pablo Blanco.

ChC: ¿A qué se debe esta peña?

PB: Un poco la hacemos para ir cerrando el año agradeciendo el acompañamiento que hemos tenido desde diferentes sectores y a la comunidad, que se ha ido sumando a la propuesta de Radio Sudaca. Nosotros comenzamos en marzo, pero recién en abril empezamos a tener programación propia. Hoy en día son diez u once programas de producción propia, más otros contenidos de gente que se ha ido sumando. Además, hay algunos programas que traemos de otras localidades, como puede ser Contra Babylon, de una radio chilena, o el de Quique Pessoa, que retransmitimos los días domingos.

Para Pablo Blanco la historia de la radio es bastante vertiginosa, teniendo en cuenta que solo han pasado seis o siete meses desde aquel abril. “Hemos crecido bastante”, dice. “Y ahora se viene el desafío de seguir sosteniendo. Entonces la peña y otro tipo de actividades en esa línea intentan un poco seguir construyendo la imagen, la presencia de la radio en la comunidad”.

Recuerda que la primera peña que organizaron como Radio Sudaca fue en junio, precisamente para presentar la emisora. “Ahora hacemos ésta con Ariel Manquipan, que es un amigo de la radio, que siempre ha estado… con la revista también (Revista Sudacas), y con músicos locales como Haga Lluvia o Jairo Epulef, que también colabora permanentemente y tiene un programa en la radio”.

Como toda radio comunitaria, Sudaca es una emisora sin fines de lucro, y se sostiene con el aporte de socios, sindicatos, organizaciones sociales y programas que colaboran. “La apuesta de tener la radio, un medio alternativo, era quizá un deseo de varios de los que integramos el colectivo”, cuenta Pablo Blanco.

ChC: ¿Y cómo se vive esa experiencia en este contexto?

PB: Yo no resumiría el contexto a la realidad actual. Casi desde la llegada de la democracia, en 1983, para acá, al menos en Trelew no ha habido experiencias de medios alternativos. Quizá vale como antecedente la radio Convivencia, que no era una radio netamente comunitaria, sino que era una emisora comercial con un perfil comunitario. Y desde que deja de existir Convivencia, siempre tuvimos el deseo de una radio con estas características, manejada por un colectivo, de manera horizontal, y con decisiones horizontales… con divisiones de tareas, obviamente.

En red

En la charla con Chubut Cultural, Blanco destaca la relevancia de formar parte de una red de emisoras comunitarias, lo que ya es un hecho. Nombra a FM Alas, La Negra, Fogón, Piuqué, Kalewche y otras experiencias en Patagonia y el resto del país. “Eso nos fortalece en el sentido de que estamos acompañados. Y para mí es clave un medio con estas características, porque desde un programa de radio uno puede brindar la posibilidad de escuchar otras voces, pero ya cuando es una radio es genial. Y los ejemplos que tenemos de los nuevos programas que se han sumado dan cuenta de eso. Hay programas sobre agroecología, megaminería (con lo que venimos trabajando hace mucho), sobre conflictos de pueblos originarios, diversidad sexual, género, música, arte… hay programas sobre comics, que es un perfil que nosotros no preveíamos en un comienzo, y que sin embargo a partir de su emisión se ha sumado mucha gente a la escucha de la radio, y a ser socia, a colaborar. Así que me parece que es un camino interesante y que es necesario. Lo digo por esta radio o por cualquier radio comunitaria que exista, porque me parece que permite que se escuchen, como dice uno de los slogans de la radio, esas voces que suenan y resisten”.