FRIN AL KONEX

El elenco madrynense ya realizó dos funciones de las cuatro fechas programadas en Buenos Aires. Las próximas serán el 26 y 27 del corriente.

Antes de viajar, Cecilia Euler, Paula Goity y Matías Rojas, dialogaron con Chubut Cultural.

CHC: Bueno, ¡se van al Konex!

CE: Sí, después de mucho soñarlo se concretó y tenemos cuatro fechas, el 19, 20, 26 y 27 de agosto a las 18 hs estaremos llevando este cuento, esta historia de amor, esta historia de Frin, permitiéndoles a los adultos y a los niños de Capital Federal, y los que no sean de Capital Federal y estén allí, disfrutar de esta hermosa historia de Luis María Pescetti, con un gran trabajo de nuestro director, Luis Rivera López. Así que felices, después de treinta funciones, seguimos viaje.

PG: A mí la experiencia de hacer Frin me sorprende paso a paso. Sí, para mí la palabra es sorpresa, el título, todo el tiempo. Me sorprendí con los compañeros, con el trabajo, con la propuesta… y bueno, me sorprendo con la cantidad de funciones, de giras, ¡y ahora esto! La verdad que está buenísimo. Yo me río con mis amigos de Buenos Aires donde yo estudié teatro, porque viviendo allá no pasaba, ¡me tengo que ir al sur para pisar el Konex! (risas). Son como esas tablas soñadas, que una siempre quiere estar. Es como jugar en primera, es esperanzador.

CHC: Lo es también desde el punto de vista del público, si pensamos en los espectáculos, lo cultural y lo recreativo en tiempos de crisis.

PG: Sí. Nos pasó incluso preguntarnos si tendríamos el apoyo que necesitábamos, porque esto de nuestros bolsillos obviamente no podía salir. No dejamos de ser actores, ¡no somos empresarios! Entonces hay una parte, como una cuota que es mágica también, de soñar, de animarse igual y decir, no nos quedemos con el primer no. Vamos un poquito más y lo que tiene que ser, es. Y la verdad es que esto es ese sueño que estaba en la punta de los dedos y que fue.

CHC: ¿Y cómo se lograron las fechas en el Konex, a nivel gestión?

CE: Fue tejiéndose. En primera instancia la idea era poder hacer vacaciones de invierno. Después, la realidad económica y financiera de la Argentina, como vos decís, y de cada uno de nosotros, era muy difícil, pero el sueño estaba ahí. De todas maneras, estas cosas suceden porque hay productos artísticos que tienen su luz propia, como la tiene Frin, creo yo. Y después estas cosas de que se alineen los planetas, y que cuando tiene que ser es, y ése es el momento perfecto. Rubén Petruchi, que es el que más experiencia tiene de todos nosotros, a todo nivel, nos decía que cuando quisieron llevar “Te quiero, animal” a Buenos Aires fue imposible. Y estamos hablando de una obra que tiene mucha luz y que estuvo diez años en cartel.

PG: Y en el caso de Frin estamos hablando también de ganas de recibirnos, porque el lugar se fue amoldando a nuestro poder ir. Eso también me sorprende mucho.

CE: Esto también tiene que ver con algo que estoy descubriendo en los últimos años de mi vida, que es ir abriendo el corazón a las cosas. Parece de libro de autoayuda, pero realmente… uno que trabaja tanto con el intelecto, empezar a sacarle eso a las cosas y meterle más corazón, nada más que latido y ver cómo pulsa y cómo va… te das cuenta que las cosas fluyen con otra energía, con otra disposición, desde una y para con una. Me parece que eso tiene que ver con el teatro y tiene que ver con Frin, con lo que pasa con esta obra que realmente es preciosa. Nosotros, amén de tener treinta funciones en el lomo, nos seguimos divirtiendo, seguimos jugando, nos seguimos emocionando, seguimos creyendo en el cuento.

PG: Totalmente. Sigue habiendo lágrimas en el elenco al final. Sigue habiendo algo que va más allá de lo que se pueda explicar, y creo que a caballito de eso va todo lo que pasa en la obra.

CHC: ¿Cómo se organizan con las otras responsabilidades de sus vidas?

MR: Y, mirá, en mi caso, yo estoy hace cinco o seis años acá con Rubén trabajando en el Teatro, y para mí el peor mes es diciembre, porque es el mes que más se trabaja en el negocio ¡y es cuando más se ensaya! Entonces, no existo. Mi familia tiene una fotito mía en la punta de la mesa. Una vez escuché una entrevista a un actor, que decía que él a sus hijos los veía crecer en la cama. Porque estaba todo el tiempo afuera y cuando él se iba ellos estaban durmiendo, y cuando volvía, también estaban durmiendo. Es tremendo, ¿no? Pero bueno, también es el sacrificio que vale la pena por estas cosas que nos pasan, como salir de gira ahora a Buenos Aires.

PG: Y aparte hay que tener ganas de hacer las cosas. Juntarnos a ensayar no es una hinchada de pelotas. Juntarnos a ensayar es algo que entendemos que hace falta. Es algo que entendemos como grupo que nos viene bien, es encontrarnos. Es poner esa ficha en la semana, en el cotidiano, entre el laburo, la familia, ahí también está Frin.

CE: Hemos ensayado de mañana, de tarde, de noche, fin de semana, domingo.

PG: Pidiendo permiso en el trabajo…

CE: Pensá que arrancamos en mayo, y cuando arrancamos estuvimos los primeros seis meses ensayando tres veces por semana, religiosamente. Muchas horas, más la llegada del director, que son tres o cuatro días por lo general con ocho horas diarias de laburo. Hay mucho trabajo.

MR: Y hay algo que yo lo veo como una pata fundamental en todo esto, por lo menos en mi caso, si no tengo el apoyo de mi familia, sería imposible. O ya estaría divorciado, viviendo en una pensión (risas)

PG: Sí, sí… los hijos que ya saben que mamá o papá hacen esto. Y te vienen a ver, te acompañan…

CE: Nuestros hijos terminan sabiendo la obra de pe a pa…

La nota llega a su final porque el ensayo marca la prioridad. Saludamos a los actores que charlaron con Chubut Cultural mientras vemos cómo Alberto Murillo trabaja en lo que será el reemplazo de José Luis Navone en Buenos Aires. Antes de irnos preguntamos por la vuelta, ¿qué será de Frin después del Konex? Y responden: el 23 de septiembre Frin volverá al escenario en Madryn para el cierre del Festival de Teatro Infantil.

@LULAGRANDON