GISELA ODRIOZOLA “EL ARTE ES LA VIDA MISMA”

Tras su reciente participación en el Festival de Cosquín, durante la actuación del músico Bruno Arias, la artista plástica madrynense Gisela Odriozola dialogó con Chubut Cultural. La entrevista se planteó como un juego en el que nuestra entrevistada debía relacionar palabras como arte, música, política, educación y juego, entre otras.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (17)

Empezamos haciéndote pensar. Si tuvieras que escribir vos una definición en un diccionario, ¿qué es el arte?

Creo que cada vez lo voy llevando más no a un lugar estético, como generalmente pensamos el arte, “una obra de arte”. Lo pienso más como cómo se vive, digamos. Viste que cuando uno va a hacer una obra de arte aparecen varios factores, ¿no? Que todo tenga cierta armonía, cierto equilibrio: esta luz va para acá, esta sombra para allá, como para encontrar equilibrio. Y un poco creo que de eso se trata, llevado a lo práctico, a la vida cotidiana. Encontrar esa belleza, esa poética… más vale que hay otros contrastes que no son ni tan bellos ni tan poéticos, pero me parece que tiene que ver más con una actitud, con una posición, que con una actividad. Tiene que ver con las acciones.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (26)

¿Y te encontrás así, con el arte, cotidianamente, sin buscarlo?

Sí ,sí.  Es más, es casi como un juego para mí, tratar de encontrarme con esas cosas. Me encuentro. Y siempre siento que hay como un reencuentro con algo de inocencia, como que ahí está la belleza, en algo simple. Y también trato de nutrirme de esas cosas.

¿A partir de eso surgen ideas para tus obras?

En realidad, todo el tiempo, cuando estás bajando una idea, es como si apareciera un entramado de cosas que ni te imaginaste ni las hiciste conscientemente. Aparece una idea para resolver, suponete, cuando querés ilustrar un concepto, y empezás como a tratar de decodificar, desde un dibujo, qué significa un texto o un concepto. A veces las conexiones para inspirarte, para traer esa imagen, son muy impredecibles. A lo mejor hasta algo que no te gustó aparece de repente como recurso para poder contar otra cosa.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (29)

Juguemos a relacionar palabras. Arte va a estar en todas las relaciones, y vos las vas a conectar como quieras. Empezamos con ARTE, MÚSICA y COSQUÍN.

Mirá, te diría que si tuviera que ordenarlas sería: música, arte y Cosquín. Porque primero yo conocí la música de Bruno Arias. Fue en un momento en el que estaba en un proyecto que para mí es muy entrañable, como un hito en mi vida, que es el Tukuypaj, un proyecto del que participamos varias personas en forma independiente en el Barrio Nueva Chubut. Trabajábamos varios de nosotros en espacios culturales y educativos cercanos al barrio y empezamos a detectar situaciones, sobre todo con los niños de familias bolivianas. Entonces empezamos a buscar qué se hacía, qué podíamos aportar. Todos muy amantes de la cultura andina, entonces nos dolía cuando los chicos se insultaban diciéndose “bolivianos”, por ejemplo. No podíamos entenderlo. A veces había que acompañarlos a cruzar toda la avenida y volver a su casa porque o les gritaban, o les tiraban piedras… cosas así. Fue un año muy particular también, 2007, 2008, más o menos, cuando aparecieron muchas pintadas en paredones, en las escuelas…

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (36)

¿De ahí viene la que pintaron frente a la escuela del Pujol, que decía “muerte a los bolitas”?

Sí, sí. Era ésa o, “Haga patria…” tremenda. Y así fue que empezamos a ir a las calles del barrio, invitando a los nenes, a sus familias. Entonces, imaginate: cultura andina, talleres de arte, apoyo escolar, taller de telar, todo muy ligado a la educación popular, si se quiere, en la forma de trabajar. Gran parte del proyecto derivó en una orquesta de charangos y sikus que los chicos terminaron llamando Tukuypaj, que significa “para todos”. En ese momento empezaba a escuchar a Bruno Arias. Entonces él era la banda de sonido de ese proyecto. De hecho, me acuerdo que hicimos una peña muy grande y nos tocó hacer un video, me tocó a mí hacerlo, y para eso usé uno de los temas de “Changuito Volador”, uno de sus primeros trabajos más conocidos. Para mí Bruno era eso: changuito volador, el barrio, los Tukuypaj. Y así fue que obviamente seguí escuchando su música porque me encanta, pero estaba cargado de este significado.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (28)

¿Y esta posibilidad de compartir el escenario mientras él hacía su música y vos tu arte es a partir de este evento que se genera desde Semillas de mi Tierra?

Sí. Yo por diferentes eventos y actividades he estado cercana a Semillas de mi Tierra y Tierra de Infancia, y porque tengo muchos afectos también en esos espacios. Ellos me invitaron a participar de la Peña de Primavera. El artista era Bruno Arias y me propusieron hacer un mural, como en las peñas trashumantes, que se hizo colectivamente con las familias también. Era una Pachamama de cinco metros…

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (13)

Que en este caso no se pintó en vivo durante el show, sino que iba a decorar el escenario, no?

Exacto. Fue un trabajo de dos días más o menos, las familias participaron pintando ese cielo enorme y el pelo de la Pachamama que eran retazos de tela que juntaron entre todos… fue muy lindo. Entonces ese día Bruno vino con Daniel Guerrero que es un artista de Trelew que también lo acompañó en Cosquín el año anterior y me invitó primero a Formosa, que ese es un trabajo que todavía no salió. Él tiene un proyecto sobre un tema de Luciano Cañete, “Ave de Luz”, que habla sobre Ingeniero Juárez, un pueblito de Formosa que tiene una alta tasa de mortalidad infantil. La idea fue convocar muralistas del país a ir a muralear, hacer visible esa situación y que eso sea parte del video. Pero bueno, esto todavía está ahí… no sé si va a suceder o no. Y mientras íbamos avanzando en la charla sobre Formosa me invitó primero a Niceto Club en Buenos Aires, donde se hizo la presentación de su CD, que fue también una experiencia que no me imaginaba, muy linda. A él también le interesaban unos trabajos míos con autómatas que hago, copleras, y ahí surgió la invitación a Cosquín.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (12)

Y cuando viajabas a Cosquín apareció esta idea de qué mensaje llevar. Vos ya tenías una idea previa pero luego ocurrió la represión en Cushamen. ¿Hubo un cambio de planes ahí?

Si, totalmente. Esta invitación estaba hacía un tiempo y el trabajo que él está desarrollando ahora tiene que ver con copleras, entonces iba a ser más o menos por ese lado. Pero Cosquín tuvo este año, por suerte, esta impronta de que todos tuvieron el impulso de mostrar la realidad desde lo social, desde lo humano: lo que nos está pasando, humanamente. Y fueron pueblos originarios, no solamente mapuches, qom… bueno, confluían. Y un tema muy fuerte del que se habló fue la represión en Cushamen y el desmonte. En Córdoba hay una gran movida, han explotado asambleas en todas partes. De hecho ese día se hizo una gran marcha contra la Ley de Bosques,que terminó en un festival, a la que se sumaron muchos de los artistas de Cosquín, muy comprometidos. Circuló en el escenario eso.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (38)

Y desde lo personal a mí me parecía que, salvo para mis afectos de acá que sabían que yo iba a estar allá, por ahí otros se iban a olvidar de mi nombre, pero lo que yo pudiera decir viniendo de Madryn seguramente iba a quedar. Entonces fue casi como un deseo, llevar una voz del lugar, de lo que me estaba atravesando y conmoviendo a mí también desde mi territorio. Así, mi dibujo tuvo que ver con una kultrunera (mujer que toca el kultrun, instrumento de percusión mapuche), algo como más ceremonial y casi un deseo… hasta una forma de rogativa, salvando las distancias, que lleva el deseo denewen, de fuerza. El dibujo tiene varias lecturas desde la cosmovisión mapuche: un caballo, el kawel, que está ligado siempre a profecías y mensajes sagrados, y esta kultrunera que está volando en su interior, y araucarias como sosteniendo ese cuadro, la luna, la tierra con raíces y esta palabra, newen, como escrita en la tierra. El kultrun tiene un símbolo también. Cada kultrunera baja su propio dibujo, y yo en este caso reproduje uno que tiene que ver con la tierra y las cuatro direcciones. De hecho, se cree que es también como un llamado, como llamar a las gentes de las cuatro direcciones, los cuatro puntos cardinales.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (10)

Más palabras para combinar: ARTE y EDUCACIÓN, ARTE y JUEGO.

Que es lo mismo. (ríe) Es más, te diría que las tres cosas son lo mismo.

Vos tenés una importante trayectoria en el trabajo y en el juego con los más chiquitos.

Sí… quizás fui entendiendo que se trataba de lo mismo. Estos últimos años me tocó trabajar con los más chiquititos, de 45 días a 3 años, con una pedagogía hermosísima que es la de Emily Pikler, una pediatra húngara, que está ligada en realidad a otro método. Pero lo interesante es que el juego adquiere hasta un sentido biológico, de desarrollo. Le pone un valor muy importante en el desarrollo, al juego. Nosotros creemos que el juego siempre está como “desligado de”, que es una actividad “en paralelo”. Hemos crecido creyendo que el momento del juego en la escuela es el recreo, como algo más banal, y en realidad para un niño no hay otro lenguaje que lo lúdico. Otra cosa es el entretenimiento, que generalmente viene de afuera hacia dentro. El juego no. El juego viene de dentro hacia afuera, y esa motivación que viene desde dentro sí va a lograr un diálogo con el afuera. El entretenimiento no. Quizá logre abrir preguntas o curiosidades, pero es muy distinto cuando ese proceso se da desde una motivación propia. Y eso sucede cuando un niño está viviendo, simplemente. Explorar algo va a ser de unmodo lúdico.

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (2)

Y el arte también, porque los chicos dibujan, o construyen, ensamblan… no hay forma de no ver arte ahí, en esas primeras intervenciones del mundo, ¿no?

¡Exactamente! Por eso me pasaba, por ejemplo, cuando daba clases en secundaria en los primeros años y los chicos me decían, “yo no sé dibujar” o, “yo para Plástica no sirvo”… y en realidad creo que eso es una falencia en la educación artística. No acompañar la autoexploración, el autodescubrimiento de cuál es esa estética interior que vos tenés y cómo la vas a trasladar al mundo. Siempre estamos fijándonos en las referencias externas, que están buenas, digo. No digo que no existan o que no sean necesarias. Cómo ven los ojos de otras personas el mundo siempre nutre. Pero es tan o más importante encontrar la mirada propia. El arte no tendría que ser algo que dejáramos de hacer o que tuviéramos que ligar a algo como un don. Es humano, es humano. Desde el arte se ha contado la historia de la civilización!

Odriozola Gisela (PH De Focatiis) (32)

Llegamos al último juego de palabras:ARTE y POLÍTICA.

Creo que estos años fui tejiendo eso que fue apareciendo en mi vida de manera quizá como más singular, del momento. Todo eso empezó a adquirir como un encuentro más firme. No era “el arte es una cosa”, “la política es una cosa”, “la educación es otra cosa”… esto a mí me resuena en mi mirada del mundo, de mi vida. Creo que la gran revolución que nos espera o que necesitamos, quizá, ya no se trata solamente de política, ni de educación, ni de alimentación, ni de salud. Es necesario que haya distintos frentes para profundizar en cada cosa, pero lo que necesitamos es un cambio de cosmovisión. Entender quiénes somos. Y en esto los pueblos originarios, por ejemplo, esa cosmovisión hacía que todo esto estuviera en una unión constante: lo espiritual tenía un sentido político y social. Y cada vez lo voy pensando más así. Este es mi proceso, ¿no? Y me siento a gusto con eso. Creo que es más coherente con lo que vengo sintiendo. Y el arte está atravesado todo el tiempo, obviamente. Porque, volvemos al principio: es la vida misma.

_DEF5260

Entrevista a Gisela Odriozola POR Luciana Grandon

@LulaGrandon