Presentan “De panzas y cebollas”

panza

El viernes 17 de mayo, a las 18.30 horas, la escritora Beatriz Muglia presentará su libro de cuentos “De panzas y cebollas” en la Escuela Nº 736.

En el evento se podrá disfrutar de literatura, arte, invitados, como Fela Tylbor, amigos, mate y la música de Trama.

Se solicita llevar equipo de mate para compartir cosas ricas y momentos especiales.

La autora

Beatriz Eloísa Muglia cuenta que “Nací el 8 de enero de 1976, en La Plata.

Tercera de cuatro hermanos.

Mi familia se mudó en el año 1977 a Bahía Blanca, en donde hice la primaria y la

secundaria, con una interrupción de tres años: Primero, segundo y tercer grado

los cursé en EEUU, en un pueblito del Estado de Rhode Island, por lo que mis

primeras letras fueron en inglés. Salpiqué por Ma. Elena Walsh y cuentos del

Chiribitil (colección del Centro Editor de América Latina) importados, con los

locales Dr Seuss, Beverly Cleary, y la clásica Laura Ingalls. 

Ahí empecé a escribir. Cartas a amigos, cuentos, incluso alguna poesía.

De una familia de naturalistas (mamá bióloga, papá geólogo), a mí se me dio

por las humanidades. Por eso estudié Derecho en la UNLP, y me recibí en el año

1999. O sea que soy Abogada y Escribana.

El desarrollo de una profesión de Abogada me clausuró la escritura creativa.

No  la ejerzo, salvo algún caso simple. Encontré en la docencia secundaria

una pasión, aunque actualmente no trabajo.

En 2005 encontré al hombre que me va a acompañar toda la vida, y tenemos tres

hijos muy pequeños (4-3 años y 7 meses). Me atrevo a decir que

“no cerramos la fábrica”, aunque por ahora está en suspensión…

Entre mis panzas, mi desbordante leche, mis alumnos (que tuve que dejar…),

me empezó a picar la mano para escribir. Así que, apoyada totalmente por mi marido

(primer lector y corresponsable de los niños), nos juntamos con un grupo de

escritores de Madryn en el Taller Autocoordinado Golpean la Puerta.

Allí nació Norman, mi primer cuento, que ganó el Concurso Nacional

de B 612 Ediciones, una pequeña prueba de que por ahí viene la cosa.

Así me empezaron a surgir historias que necesitaba contar.

Todas entre Panzas y Cebollas.